jueves, 26 de febrero de 2015

LXX

Una puerta se ha abierto al otro lado
y no sé cuánto debo dejar pasar
qué cómodo debe de ser para quien no lo siente
decirme que lo deje de sentir.

Todos somos prisioneros
también yo estoy encerrado
y sólo me encuentro dentro de ella,
detrás de su piel.

No hay comentarios:

Publicar un comentario